miércoles, 30 de octubre de 2013

Somos ciegos que pueden ver, pero que no miran



- Un paso a la derecha. Es que justo han dejado unas flores en mitad de la calle. Son azules, tan bonitas que parecen estar aún vivas; puede que las hayan plantado y no mueran nunca...

Hay también dos abejas, las polinizan con delicadeza, acariciando sus pétalos sin rasgarlos, como si bailaran la música que se escapa de sus alas. ¿Te imaginas que un día probemos su miel? –Y antes de que pudiera terminar la frase “Miel de flores azules” al grito de -¡Cuidado!- la chica de gafas oscuras, la sacudió, evitando que su pie cayera en el error que un obrero había dejado en mitad de la acera.

- Pero… ¿Cómo has podido…? A caso…

- Si, lo he visto y también la bolsa de basura de antes. Pero déjame creer que son flores- Volviendo a colocarse las gafas y a su inicial postura sumisa e ingenua, rogó- Continua.

Este adiós no maquilla un hasta luego, este nunca no esconde un ojalá





"Perdóname, pero no podía quedarme, no así, no siendo tan feliz... porque el miedo a despertarme un día y vivir esto como cotidiano, normal, rutina... ha terminado por hacer por mi las maletas."

lunes, 28 de octubre de 2013

Si aún quieres ver algo, date prisa, todo está desapareciendo



- Me asustó lo feliz que le hacían los lugares abandonados.

- Tu siempre estás a la caza de sitios solitarios, deberíais entenderos.

- Los lugares que yo busco, tienen apellidos muy distintos; vírgenes, cándidos, incorruptos… ¿O acaso has oído hablar alguna vez de playas desahuciadas?

- Palabras al fin y al cabo…

- La diferencia de lo que tú llamas palabras, es que yo a él le trataba con la emoción de descubrirlo y él solo pensaba en la mejor forma de rehabilitarme.


miércoles, 23 de octubre de 2013

Dejó todo por escrito, sobre la arena


Llevaba algunos meses siguiendo todo lo que él escribía.

Quizás por eso, cuando volví a encontrarme con mi firma, tuve la sensación de llevar demasiado tiempo sin leer algo tan bonito.

lunes, 21 de octubre de 2013

Me gusta imaginar, que me engañó cuando se despedía

Vengo de dejarlo en la olvidoteca; no podía más, lo último fue esta mañana, descubrí que no me mentía y que probablemente jamás dejaría de hacerlo.

¡Cómo iba yo a conformarme con alguien que pensara que la realidad era una! Yo que quería que me dijera preciosa...



sábado, 19 de octubre de 2013

En plena luz no somos ni una sombra.


- Me voy.

- ¿Cómo te vas a ir? ¡Si eres mi sombra!

- Tu no necesitas sombra, ya tienes el respaldo de una silla; total... para lo que te levantas...

- ¿Cómo puedes decir eso? Si hago cosas interesantísimas

- ¿A sí? ¿Podrías entonces hacer esto?- preguntó a su cuerpo mientras saltaba haciendo muecas.

A duras apenas este la imitó.

- ¿Y esto?- preguntó mientras saltaba a la pata coja y reía.

- ¡Claro!- Dijo el cuerpo que tenía más orgullo que habilidad.

- ¡Esto! ¡Esto seguro que no lo puedes hacer!- Provocaba la sombra, bailando.

También lo repitió, así como el movimiento siguiente y el siguiente a este...

Así, poco a poco, se fueron tornando los papeles para justicia de la sombra y alivio del cuerpo, que dejó que le robara la vida, porque tener una sombra feliz, era lo más cerca que había estado de serlo.

viernes, 18 de octubre de 2013

Mis alas volvieron rotas y entre otras cosas, ya no escriben con tinta de luz.


- Coleccionaba alas de chicas especiales, primero las seducía, a lo lejos, y cuando ellas descendían a su altura, apuntaba, a matar.

Deberías haberlo visto, apenas cabían más plumas bajo a su alfombra. Ninguna se conservaba blanca, todas rojas, nunca nada tan bonito debería lucir tan grotesco.

- ¿Y tu? ¿No eras especial?

- Quiero pensar que lo fui, pero imagino... que no estaba adiestrado para tratar con chicas con alas negras.

jueves, 17 de octubre de 2013

Y me busco en la memoria el rincón donde perdí la razón


- Entonces... ¿lo consiguió?

- En absoluto.

- Pero si me han dicho que...

- Imagino lo que te  habrán dicho... pero no fue con pastillas para no soñar; la autopsia determinó que fueron pastillas para dormir; la engañaron.

- Mejor que te induzcan el sueño a qué te lo roben ¿no?

- Nadie hubiera podido llevarse sus sueños, hacía tiempo que los había perdido; sin más... un día desaparecieron. Aunque yo siempre sospeché que se los habían secuestrado; que él se los había secuestrado. Al principio puso anuncios, ya la conoces, bueno... ya la conocías; los buscaba desesperadamente. Contrató a gente, primero para recuperarlos, luego para inventarse otros nuevos; pero nadie, absolutamente nadie, impidió que siguiera teniendo aquellas pesadillas.

- No sabía que su vida fuera tan tormentosa.

- Lo era, demasiado..

- De ser así, quizás ahora pueda por fin descansar.

- ¿Bromeas? Ya te he dicho que las pastillas no eran para dejar de soñar, sino para dormir, para dejar de estar despierto, para dejar de vivir de alguna manera. No estar vivo no es lo mismo que estar muerto; si lo interpretas literalmente dejar de vivir es empezar a morir, ¡y puedes pasar tanto tiempo muriendo...! Temo que ese sea su caso.

- ¿Qué razón tiene tanto pesimismo?

-  Esta madrugada volví a escuchar sus gritos y sollozos nocturnos, sonaban más desgarradores que nunca, o mejor dicho, sonaban igual de desgarradores, pero además eternos.


lunes, 7 de octubre de 2013

Desperté de ser niño,nunca despiertes, triste llevo la boca, ríete siempre


Tenía  unos 7 años y un complejo, mis dientes terminaban en forma de sierra. 

Mi padre, que un día me vio sollozar  frente al espejo, me tranquilizó y enseñándome los suyos, me prometió que los míos lucirían igual con el tiempo. 

Esta mañana se me han vuelto a mezclar las lágrimas con la pasta de dientes; por lástima, no había esta vez nadie a mi lado del espejo que me dijera que aquello volvería y me resigné a añorar aquella sonrisa de niña, que tan poco quise.

A veces te despiertas y te das cuenta de que no queda tiempo para hacer lo que soñabas



No es por la tristeza
es por el alféizar, 
que no tengo, 
y no puedo ventilarla.


jueves, 3 de octubre de 2013

Yo, no quiero...




Rompí todas las ataduras, 
todas...

Y cuando me creí libre 
intenté huir.
Ya no tenía de que...
mas no sabía vivir de otra manera

Y cuando me propuse escapar 
una cadena,
más pesada que ninguna
me detuvo.
Ponía... libertad.

Y así fue como caí esclava
de mi misma,
de mi independencia,
de mi soledad, 
de mis miedos,
esclava...
de todo de lo que creía haber huido.



miércoles, 2 de octubre de 2013

martes, 1 de octubre de 2013

El día que desperté con el estómago lleno de mariposas, de mariposas muertas.


Bailamos, 
el vals de las mariposas, luego el de los ahorcados,
primero contigo, después contra ti... 
El secreto fue...no parar nunca de bailar.