martes, 1 de octubre de 2013

El día que desperté con el estómago lleno de mariposas, de mariposas muertas.


Bailamos, 
el vals de las mariposas, luego el de los ahorcados,
primero contigo, después contra ti... 
El secreto fue...no parar nunca de bailar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario