sábado, 30 de octubre de 2010

Besos en la frente



Cuánto me hubiera gustado que me robase un beso, lástima que él fuera de los que los secuestraba, de los que fijaba un precio tan alto que solo las más guapas podían pagar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario