lunes, 7 de octubre de 2013

Desperté de ser niño,nunca despiertes, triste llevo la boca, ríete siempre


Tenía  unos 7 años y un complejo, mis dientes terminaban en forma de sierra. 

Mi padre, que un día me vio sollozar  frente al espejo, me tranquilizó y enseñándome los suyos, me prometió que los míos lucirían igual con el tiempo. 

Esta mañana se me han vuelto a mezclar las lágrimas con la pasta de dientes; por lástima, no había esta vez nadie a mi lado del espejo que me dijera que aquello volvería y me resigné a añorar aquella sonrisa de niña, que tan poco quise.

No hay comentarios:

Publicar un comentario