jueves, 20 de agosto de 2015

Femenino, plural



Año 2015, 
asesinan por primera vez, a mujeres que no habían asesinado nunca 
y asesinan también, a las madres cuyos hijos han asesinado a otras mujeres 
asesinan a las madres cuyas parejas, o ex parejas, han asesinado a sus hijos 
o a los que podrían haber sido sus hijos, 
o a los que nunca habrían sido sus hijos, 
pero las asesinan también a ellas. 

Asesinan a los hombres que son iguales que las mujeres,
también asesinan a la verdad, 
cuando insisten en que solo mueren, 
aunque también lo hacen.
Mueren de miedo 
cada vez que la noche que las acompaña a casa 
comienza de repente a perseguirlas 
mueren, de vergüenza, 
los hombres que aminoran su paso 
cuando la joven de al lado acelera 
y se gira constantemente confundiéndoles con alguno de ellos. 
Mueren, de risa,  
quienes no entienden nada 
y confunden el humor con el amor a la violencia 
así que una chica atrapada en una viñeta 
muere también 
Mueren, de impotencia,
quienes intentan explicárselo 
y de pena quienes lo ven todo, 
hacen todo
y no consiguen nada. 

Y mientras tanto, los vecinos del quinto sobreviven, 
ponen la música un poquito más alta 
hablan inglés, alemán y empiezan a estudiar chino, 
saben separar perfectamente la basura 
en los tres contenedores de reciclaje 
y corrigen a sus padres 
cada vez que cruzan un semáforo en rojo. 

Los vecinos del quinto, 
continúan dibujando los corazones atravesados por una flecha. 
A veces se salen de las líneas pautados al colorearlos y alguien los corrige. 
Alguien que no se escandaliza de que sus niños quieran conquistar a otras personas. 
Alguien que ha olvidado, o a quien no ha importado nunca, 
que bajo este verbo y en nombre de alguna bandera 
se hayan cometido las mayores barbaries de la historia. 
Tampoco les explican 
que amar no tiene que merecer la pena, 
Y que lo único que da pena 
es saber que aprenderán que “querer” es un verbo transitivo 
pero, probablemente, 
nadie les vaya a enseñar que no tiene ningún objeto. 
Probablemente, nadie. 

Año 2015, 
Asesinan por primera vez, a mujeres que no habían asesinado nunca 
Pero el sujeto, el verbo y el complemento directo 
Siguen siendo los de siempre. 

4 comentarios:

  1. Circunstancialmente, algún posesivo se quita de en medio, es probable que más producto de la cobardía que del remordimiento. En todo caso, un sujeto menos para alguna indeterminada muerte.
    Y siento no poder omitir el género; escribo subordinada a la estadística.
    Me gustan tus escritos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Juncal, me alegra que te guste lo que escribo, si lo publico es porque de tanto en tanto me encuentro a gente como tu. No dejes de volver, no podrías estar más invitada :)

    ResponderEliminar