domingo, 15 de febrero de 2015

Le vendé el alma al diablo




Entonces alguien te abraza, y todos los añicos siguen estando igual de rotos, pero ahora están más juntos y vuelven a rozarse trozos que no debería haber separado nadie y no, claro que aún no estás bien, pero ya te imaginas como podría ser estarlo.

3 comentarios:

  1. qué necesidad de un abrazo de esos.

    ResponderEliminar
  2. De la necesidad nace la entrada en esta ocasión. Si me entero donde se consiguen, te aviso ;)

    ResponderEliminar
  3. Entonces alguien te abraza, todos tus cerrojos saltan y se desbordan los rios de tu mirada y si, los trozitos empiezan a juntarse.rozarse y... quizas... a juntarse

    ResponderEliminar