domingo, 29 de diciembre de 2013

Nadie más atrapado que aquel que se detiene ante el muro caído


Solo le puse una regla, yo siempre jugaba con blancas.

Me preguntó porqué y le expliqué mi teoría de los caballos felices, de cómo los blancos me parecían más libres, más salvajes, más fieles a sí mismos y eso gustaba e inspiraba a mi reina, que brillaba, haciendo que el rey negro perdiera la cabeza con cada uno de sus andares.

"No me supone el menor inconveniente"- dijo indiferente al terminar mis argumentos -"yo siempre juego con rojas."

Aún hoy me pregunto qué fue aquello a lo que jugamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario