miércoles, 3 de agosto de 2016

Hoy tampoco cometí ningún error. Otro día perdido.



No confundas el motivo de sus lágrimas con tristeza, frustración, rabia o melancolía. 

Desde que la conozco, ella ya solo llora por rutina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario