sábado, 13 de agosto de 2016

Hay estrellas que brillan menos, no por ser más pequeñas, sino por estar más lejos.


Hablaba como si no le distrajera que la totalidad del universo se estuviese reflejando en sus pupilas.


“¿Cuántas veces habrán podido morirse, antes de formar parte de lo que ahora somos?” resonó en mi cabeza… y envidié ser como él, envidié estar formada por restos de estrellas que no se habían muerto, nunca.

2 comentarios:

  1. Tú también estas formada de átomos que han formado parte de estrellas, Isa. En tu caso es muy fácil de deducir, ya que eres uno de esos pocos seres que aún conservan el brillo.

    ResponderEliminar
  2. Cosas bonitas que pueden suceder cuando una escribe... como por ejemplo, que deje un comentario el protagonista de la historia ;)

    ResponderEliminar