miércoles, 3 de agosto de 2016

Cuando se muere alguien que nos sueña, se muere una parte de nosotros.


Ojalá fuese,
en verdad, 
la esperanza
y no el amor, 
lo último 
que se pierde.

1 comentario: