Cuando al punto final de los finales le dibujas otro ojo y una sonrisa.

Lo mejor de que rompan a uno en mil pedazos 
es que siempre se acaba encontrando algún trozo, 
que se daba por perdido, 
y era imprescindible.

Comentarios

  1. Foto extraída de: https://www.flickr.com/photos/77557459@N02/9461561576

    ResponderEliminar

Publicar un comentario