domingo, 20 de septiembre de 2015

Poesiria


¿Cuántos aviones de papel hacen falta para derribar a uno de guerra?
Susurras mientras me aprietas con una mano que no sabe escribir.
Depende de las palabras que lleven, te respondo
y me pregunto si algún día tú podrás tener miedo a volar.

La mujer de al lado lo tiene, 
a muchas más cosas 
y me lo contagia, en una mirada que acaba en oración.
Tu y yo, no rezamos,
porque cuando naciste yo ya creía en demasiados adioses
como para poder enseñarte una única religión, 
así que nos quedamos solos cantando bajito
y dándole un significado tan distinto al verbo esperar
que quiebra cualquier raíz que compartiera con esperanza.

Entonces dejamos de buscar sustantivos que escribir en nuestros aviones
porque no encuentro el nombre del mar,
en el que te hundes,
ni a quien pertenece.
Tampoco si te puedes quedar allí
pero a diferencia de vivir, 
parece que uno puede morir en cualquier sitio, 
así que no siento infringir ninguna ley 
cuando mis pies tocan tierra.

Luego, el tiempo sigue soplando 
pero nadie vuelve a comprar,
crema antiarrugas.

1 comentario: