martes, 1 de septiembre de 2015

El que siembra espinas, que no espere cosechar flores.


- Fue después de arder la casa donde veraneaban mis muñecas, yo apenas tenía cinco años y jugaba en el suelo con las cenizas. Entonces, mi padre entró por el hueco que había dejado la puerta y me dio la flor. Luego, viéndome confundir su color con las sombras, explicó: "Que no te sorprenda, es negra. Es el color que toma toda rosa que ha sobrevivido a algo mucho más grande que ella. Es completamente negra, consérvala, porque cada vez que busques sentido a una tragedia, podrás encontrarlo mirándola, sintiéndola u oliéndola"

- Sabiendo esto, lamento aún más, no haber podido regalarte una como la que perdí.

- No te preocupes, al fin y al cabo todas las flores negras han sobrevivido a algo. Imagino, que esta, pudo de alguna manera, con la realidad.

- Entonces, ¿de verdad que no te importa que sea artificial?

2 comentarios:

  1. Si al menos lo fuese.... No puedo decir que me haya pasado literalmente, pero en más de una ocasión me he sentido en unos niveles de conversación tan alejados como los del microrrelato de hoy.

    ResponderEliminar