viernes, 24 de julio de 2015

Las chicas revolucionarias andan sueltas, vuelan sin bragas y llevan en el bolso un libro de poemas

Ella no era una supersticiosa como las demás que había conocido, ella solo creía en los conjuros de gatos y podía convencer a cualquier incrédulo de que los felices traían buena suerte.
No tardé en descubrir, que ocurría lo mismo al besar a chicas como ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario