sábado, 2 de mayo de 2015

No vemos las cosas como son, vemos las cosas como somos nosotros.



Cuando desperté, el dinosaurio ya no estaba allí y en su lugar estaba un hombre, al que había parecido enmudecer el intenso verde de mi cola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario