jueves, 29 de enero de 2015

Me voy a quedar, porque siempre se queda el alumno y se va el maestro




También estaba él, solo él, sin rastro de los años que nos separaban de los que fuimos, porque cuando miras a alguien a los ojos... se ve lo mismo desde ambos lados de la tarima.


2 comentarios:

  1. Cuando se va el maestro, ya no hay alumno. Hay un maestro.

    ResponderEliminar
  2. Cuando se va el maestro, ya no hay alumno. Hay un maestro.

    ResponderEliminar