Me voy a quedar, porque siempre se queda el alumno y se va el maestro




También estaba él, solo él, sin rastro de los años que nos separaban de los que fuimos, porque cuando miras a alguien a los ojos... se ve lo mismo desde ambos lados de la tarima.


Comentarios

  1. Cuando se va el maestro, ya no hay alumno. Hay un maestro.

    ResponderEliminar
  2. Cuando se va el maestro, ya no hay alumno. Hay un maestro.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario