domingo, 23 de noviembre de 2014

Amarillo y fugaz como el sol del veranillo de San Martín


El día que lo conocí,
cayó en otoño 
y nunca se levantó.


2 comentarios: