Te olvidé a primera vista


No, claro que no tuve miedo.
Lo perdí mientras te olvidaba
o lo maté, 
o lo mató el pánico que tenía a perderte 
o quizás huyó con otra,
también…

Pero no, no dudé en saltar, 
ni en dejar que mi vida naufragara
mientras seguía nadando arena adentro
y pisoteaba tus recuerdos varados en la orilla

Pero no todo fue malo, porque…
Después de naufragar, 
todas las habitaciones tienen vistas
al mar que lleno de botellas, sin mensajes
ni esperanzas de que nadie pueda venir
a rescatarme de estar sin ti,
de estar conmigo.

Había habitaciones de sobra
y me sobran todas menos la suya
en donde te encuentro, una y otra vez
entre sus brazos, entre sus piernas
entre las promesas que a ti no te hice
porque... me aterraba volar…

Comentarios