martes, 8 de julio de 2014

Ella solo tiene miedo al miedo y hasta el miedo la amaría

Venía cada lunes, siempre ensangrentado, siempre esperando al lado de mi consulta, sonriendo, como si cada herida fuera una medalla que apuntaba a un trofeo mayor, y como si todas, absolutamente todas, me las dedicara a mí.

Apenas hablábamos y rara vez me atrevía a mirarle a los ojos, porque si lo hacía, tal vez si lo hacía, luego no tuviera fuerzas para lastimarlo y coserle las heridas.

Poco a poco, sin quererlo, se fue convirtiendo en mi paciente predilecto, hasta que un lunes se hizo domingo y llegó con una camisa completamente blanca.

¿Por qué estás hoy aquí?- le pregunté sin entender la razón de su visita.

Para que me salves, como siempre- respondió mientras me cogía del brazo y dirigía, cómo si en algún momento, no muy lejano, alguien le hubiera encargado el diseño de mi destino.

Lo subí en el coche, encendí las luces, las largas y empecé a buscar los cortes que daban sentido a nuestra relación.

Fue fácil encontrarlos tan pronto me dio el último beso. Una no debiera saber nunca cuando un beso es el último, pero cuando lo sabe no puede olvidarlo y yo en ese momento, tuve la certeza de que todo lo que me hubiera gustado que pasara... ya no volvería a pasar.

Entonces, se levantó, y al hacerlo, volvió a brotar sangre de todas sus suturas; sin que le importara, sin que le cortara la risa con la disfrutaba de un esperado trofeo.

Me dijeron, con el tiempo, que no sé curó esa vez, y nada me duele más, que pensar que puede ir por ahí,
presumiendo de las cicatrices que se hizo al acostarse sobre los añicos del corazón que acababa de romperme.



No hay comentarios:

Publicar un comentario