lunes, 9 de junio de 2014

¿De qué sirve arrojar peces muertos al río?


A sus 17 primaveras, había fotografiado casi 30 inviernos.

Medía su edad en daños y decía tener el corazón lleno de arrugas.

No puedo asegurar que su hermosura escondiera una anciana, pero es cierto que nunca pudo tener hijos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario