jueves, 8 de mayo de 2014

Huir al sitio equivocado es seguir estando preso.



Se enamoró de un tal Judas y vivió siempre con miedo a ser correspondida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario