martes, 15 de abril de 2014

Donde quiera que la gente se esté riendo, tened la seguridad de que allí hay algo que llorar

Preparé todas las cosas para irme a vivir a su casa. Una vez listas las quemé.

Al descubrirme al otro lado de la puerta, me abrazó, supongo que le supuso ternura, tal vez deseo, verme sobre su felpudo desnuda. 

Fue buena forma de comenzar, mucho mejor que si se hubiera agachado para ayudarme a mudar un pesado equipaje.

4 comentarios:

  1. Si las mejores palabras son las que no se dicen, por qué no iba a ser la mejor ropa la que no se viste.

    ResponderEliminar
  2. Que me leas es un regalo, que me comentes queda por encima de unas posibilidades que no sé como atender. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es y será completamente mío, de veras =)

      Eliminar