martes, 11 de marzo de 2014

No confíes un secreto a quien no tenga nada que ocultar




Fue un de repente, un querer, un olvidar, un consuelo, un volar, un suicidio... un simple y fortuito "aquí te pillo, aquí me muero"

2 comentarios:

  1. Lo bueno, si lo escribes tú, dos veces bueno.

    Me encanta esa capacidad tuya de evocar tanto en tan poco.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Cobacho, aunque el mérito es tuyo por poder interpretar tanto en tan poco.

    Preciosa tu poesía.

    ResponderEliminar