martes, 4 de marzo de 2014

Lo que más odio, es que me pidan perdón antes de pisarme.





Confió en aquella chica que no paraba de sonreír.

De haber sabido la de payasos que había engullido, no se hubiera puesto nunca la espuma roja en la nariz, menos los grilletes...



No hay comentarios:

Publicar un comentario