domingo, 23 de marzo de 2014

La vida es mucho más pequeña que los sueños

Le gustaba tanto dormir a su lado que se pasaba las noches despierta, memorizando en vela cada vez que encontraba su piel bajo las sábanas.

A las cinco semanas él ya estaba durmiendo con otra, con otra que aún dejaba sueños en la almohada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario