martes, 18 de febrero de 2014

Los enanos tienen una especie de sexto sentido que les permite reconocerse a primera vista.


Tenías que haber visto lo contenta que se puso al recibir sus calabazas, al menos esta vez podía comérselas, a diferencia de aquellas perdices, que la retuvieron todo el verano en casa para sacarlas a pasear.


No hay comentarios:

Publicar un comentario