domingo, 19 de enero de 2014

Jamás me hubiera enamorado de ti, si hubiera sabido lo que no iba a pasar.


Cuando el león me enseñó los dientes, yo le devolví la sonrisa.

No salió bien, pero hubiera sido peor morir llorando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario