miércoles, 22 de enero de 2014

Cosieron la herida con puntos suspensivos y no dejó nunca de sangrar



Sin darme cuenta, me enamoré del vacío que su ausencia había dejado en mi vida y aprendí, que nada más difícil de olvidar, que aquello que no existe.


No hay comentarios:

Publicar un comentario