lunes, 27 de enero de 2014

Basta con que le pongas una gotita de violeta, para que tu vida sea color de rosa.


Nos separaba una escala entera de grises.

Por eso, siempre que podíamos... apagábamos la luz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario