domingo, 10 de febrero de 2013

Terminaba un puzzle de razones para continuar y era la última pieza


-      ¿De verás no te decepcionó?
-   ¿Cómo hacerlo?  Ni siquiera era él. Era sólo el recuerdo que yo tenía… y los recuerdos ni decepcionan ni cumplen expectativas, los recuerdos ni siquiera enfadan.
-   ¿Y daño…? ¿Pueden hacerlo?
-   ¿Daño? Hace tiempo que me deshice de esa palabra...

No hay comentarios:

Publicar un comentario