domingo, 3 de febrero de 2013

En mi casa no hay nada prohibido, pero no vayas a enamorarte




Se prohíbe sentir, salvo que no puedas hacerlo; en ese caso, será  estrictamente obligatorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario