jueves, 9 de agosto de 2012

Murió soplando. No sé qué pidió pero su madre me dijo que estaba segura de que se había cumplido


- Esta mañana encontré una pestaña en la almohada
- ¿Y qué pediste?
- Nada, ya no tenía que pedir.


No hay comentarios:

Publicar un comentario