viernes, 10 de agosto de 2012

En una sala de espera sin esperanza



- ¿Te confirmó que lo haría? Pareces más tranquila...

- No, pero antes dudaba que pudiera esperarme; ahora sé que no lo hará, por lo que ya no estoy nerviosa, sino triste, y la tristeza nunca me ha asustado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario