miércoles, 1 de agosto de 2012

Con manchas de carmín en la memoria


Tanto se rió cuando le desvelé que me avergonzaba ver sus fotos; que no tuve valor para confesarle que me pintaba los labios de rojo, cada vez que le escribía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario