viernes, 19 de agosto de 2011

El sitio de mi recreo


 
Aquella semana las estrellas fueron puestas para mí, y no hubo mas día que la noche, ni más futuro, que la cerveza del después.

En mi ciudad de los secretos, se hablaba de tiempos mejores, se hablaba de martes bohemios, y de reencuentros que sabrían a licor de café.

Aquella semana no tuvo un punto final

No hay comentarios:

Publicar un comentario