viernes, 5 de agosto de 2011

¿El destino en una flor? No. El destino en mis manos


Sabía vivir sabiendo que no me querías; ahora me mata la incertidumbre de tener que dudarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario