sábado, 13 de agosto de 2011

Castillos de arena


El día que la descubrí besando a un ratón para convertirlo en gato, supe que jamás me haría príncipe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario