La vida del nostálgico es un quiero y no pude.




Yo que prefería que me escribieran a que me besaran, no recordé haber sido más feliz que cuando él me firmó un beso en la frente.

Comentarios

Publicar un comentario