Este mi cuerpo de ayer, sobreviviendo de hoy


En ese momento, en el que solo queríamos besarnos, la luna estuvo mucho, muchísimo más cerca. Jamás imaginamos, que al abrir los ojos todo se hubiera ya derretido y no nos quedara ningún motivo para seguir allí abrazados, dándonos calor.


Comentarios