No volvió a tocar Siniestro y él ... se llamó como un mes, cuyo olvido ocupó toda mi memoria.


No existe el olvido, al igual que tampoco existe este dolor que me oprime el pecho.



Comentarios